Finales que no lo son tanto

Kaixo politak!

Hace mucho, mucho, mucho que no actualizo el blog, y es que ha sido una temporada complicada en la que un contratiempo tras otro me han impedido sentarme tranquilamente a teclear. Mis más sinceras disculpas. ¡Perdón!

Además, os debo una explicación a l@s que estáis por aquí pero no en otras redes, puesto que, como algun@s ya os habéis dado cuenta, el canal de Youtube está cerrado. (¡Qué no cunda el pánico!–recordad el título del post).

La noticia la hice pública en Instagram, única red que, dada la posibilidad de interacción que tiene, iba a dejar abierta (si, Facebook también está cerrado). El hecho en cuestión se deriva de mi forma de ser. Me gusta tenerlo todo bien cuadrado, a mi gusto, con todo bien ajustado… y si no es así, no me siento a gusto. Y es lo que me ha pasado con el canal, entre otras cosas.
Lo creé con muchísima ilusión, con ganas, y así lo he mantenido, pero los imprevistos hicieron que cada vez pudiera dedicarle menos tiempo, que la calidad del lugar de grabación no fuera la que me gustaría, que las posibilidades de grabar un maquillaje fueran nulas… Y todos esos factores aunados me llevaron a la drástica decisión–y digo drástica porque en lugar de desactivar el canal lo cerré–.

Pero, nada más hacerlo y avisar, recibí muchos comentarios, que la verdad, no esperaba, porque yo cuando realizo algo lo hago por ofrecer lo que yo considero que puedo y nunca esperando recibir; comentarios que me hicieron comenzar a dudar de si mi forma de ser tan perfeccionista y obsesiva, estaba siendo contraproducente con otro aspecto de mí: ayudar a los demás. En efecto, me hicisteis reflexionar (y mucho) sobre lo que acababa de hacer, puesto que si mi canal realmente os gustaba, os ayudaba, ese era mi principal objetivo. Y mi cabeza a la que poco le hace falta para empezar a girar cual noria, activo ese botón rotatorio, y fue un no parar.

Días después estuve hablándo con Maria Orbai (os dejo su canal porque es una artista y grandísima persona) y me dijo una frase que os pondré a continuación (espero que no te importe), hizo que ese granito de arena que yo ya había sembrado en mi cabeza germinase: ‘No hay que esperar al momento perfecto’. Y ya Garazi de Antesmuertaksinrimmel me dio el último empujón para volver con ganas a grabar vídeos para vosotr@s.

Asique, manos a la obra me he comprado un cuadernito precioso en Stradivarious (foto) que he personalizado con mensaje, y allí es donde voy a ir anotando ideas y redactando aquello que considere que os puede ser de ayuda. Siempre desde la humilde opinión de una ignorante, pero apasionada de este mundo. Y en cuando pueda, comenzaré a grabar, editar y subir vídeos al canal. ¡Os avisaré!

IMG_1267 copia

Claro que al haber cerrado el otro, este tendrá un nuevo nombre, que espero que os guste, no es nada que no hayáis visto antes por aquí… (Ahí os he dejado la pista.)

Y de sobra sabéis que esto es tan mío como vuestro, quizá más vuestro que mío, por tanto, cualquier sugerencia, aportación, queja, opinión… siempre con educación y respeto serán bienvenidas.

[Ahora ya conocéis un poquito más de mí]

Mil gracias por estar ahí, por cada mensaje, por cada vistazo o visitante pasajero que cae en este blog por casualidad.

Mila mosu!

Ongi etorri, benvingut, welcome, bienvenu, bienvenido.

Buenas noches a todas aquellas personas que decidan dedicarle un segundo a este espacio, buenas noches también a todas aquellas que tengan mejores cosas en las que invertir su tiempo, buenas noches a las que aún no teniendo nada mejor que hacer deciden no pasarse… En definitiva, buenas noches.

Llevo un tiempo meditando, pensando si abrir este blog o no hacerlo, pero, por fin me he animado y me he dicho, ¿Por qué no?

Va a ser un espacio dedicado al mundo del maquillaje, cuidados, y puede que vaya alternándolo con otro tipo de temas que a mí me resultan interesantes, que me causen inquietud o qué sé yo.

Esta entrada es solo un saludo, una presentación, una invitación.

Ongi etorri, benvingut, welcome, bienvenu, bienvenido.

Hasta pronto,

Souarin.