2015 llega a su fin

Como último momento de algo que se precie, siempre va acompañado de reflexión, y las últimas horas de un año no iban a ser menos. Mi intención era hacerlo mediante un vídeo, pero no siempre todo puede ser como uno quiere, asique, en lugar de dejarlo para otra ocasión, buscar un modo en el que hacerlo me parece la mejor opción. ¿Por qué no escribirlo?

El 2015, el año que pronto despediremos, ha sido un año con muchos cambios en muchos ámbitos de mi vida, desde el laboral, al personal, pasando por muchos otros. Cada cambio, nos suscita unas emociones, que a veces son negativas, y otras tantas positivas, aunque a veces nos cueste verlo. Y son estos cambios junto con otros factores los que nos hacen ser lo que somos. Por eso, he aprendido a valorar lo que tengo, y lo que no tengo, lo que tuve y ya no tendré, pero lo que puede venir en su lugar. Apreciar las palabras, pero también los silencios.

En este año lleno de experiencias, porque no han sido pocas, hay mucha gente que ha formado parte de ellas, a veces gente que te aporta mucho, otras gente que no tanto. Pero, lo importante es aprender de todo ello. Es el aprendizaje el que nos forma, el que nos va moldeando si nosotros nos dejamos llevar, y es gracias a este, que nuestra vida avanza y no se estanca. No sabemos que pasará mañana, pero podemos hacer que nuestro hoy sea lo mejor y apreciar los buenos momentos que nos depara cada día.

Quiero dar gracias, por tanto, a todas y cada una de las personas que este año de un modo u otro han estado en mi vida, algunas seguirán estando, otras no, muchas solo estuvieron una milésima, pero cada una de ellas cuenta. Porque sin todo lo sucedido, sin eso vivido, yo no sería quien soy, y no seguiría en el intento de crecer como persona, cada vez más.

Solo me queda desearos un final de año estupendo, aunque más que un deseo, es una realidad. Incluso aquellos que no estéis pasando por una buena situación, estoy seguro de que algo tendréis con vosotros, porque si estáis, es que respiráis, y si respiráis es que tenéis un cuerpo, con sus órganos funcionando y luchando por seguir, y eso es algo que tenemos que apreciar, querer, y cuidar.

Disfrutad mucho de este 2015, aún hay tiempo para cambiar antes de empezar el nuevo año, porque no hay que limitar los nuevos propósitos a un día, tenemos 364 más para hacerlo.

Y aunque hace mucho que no os lo digo, lo de este blog, queda

entre tú y yo.

¡Sois los mejores!