No era mi lugar.

“Yo estaba sentada,
pensando, divagando sin saber a donde iba ni de donde venía, cuando, de repente, supe que no estaba bien. Se me había ido de las manos y se estaba escapando cada vez más. Decidí acudir al lugar que debía.

La situación no fue alarmante, me senté, explique lo que me ocurría y sentía como me escuchaban, como si de una historia se tratara, como si estuviera contando lo bien que me ha ido el día. Todo cambió minutos después.

Estaba allí, pero no era mi lugar. Tenía miedo de que alguien me reconociera, pero yo no reconocía a nadie. Era un lugar de lo más espantoso, no era mi lugar. La gente no miraba, la gente no veía, la gente no hablaba, la gente no escuchaba, no susurraba, no había gente, había cuerpos con vida, pero una vida sin corazón latiente.
No era mi lugar.

Souarin.


No era mi lugar. – (c) -Sonia Gómez Diez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s